Home Noticias Duhan van der Merwe, un sudafricano con falda escocesa – La Vanguardia

Duhan van der Merwe, un sudafricano con falda escocesa – La Vanguardia

0
Duhan van der Merwe, un sudafricano con falda escocesa – La Vanguardia

El sueño de todo afrikáner es vestir un día la camiseta de los Springboks. También lo fue de Duhan van der Merwe durante su infancia y adolescencia en George, una ciudad de 150.000 habitantes en la provincia sudafricana de Cabo Occidental. Pero el deporte –en un reflejo de la vida misma– se escribe a veces con renglones torcidos y ofrece rutas con escalas para llegar al destino. En el caso del rugby, la norma de poder ser internacional por un país distinto al de la nacionalidad tras tres años de residencia.

Tras destacar en el ámbito colegial y llegar a la final del Campeonato del Mundo sub-20 con Sudáfrica siendo un chaval, el progreso de Van der Merwe se atascó. Para llegar al primer equipo se encontró con una enorme competencia (Willie le Roux, Cheslin Kolbe, Makazole Mapimpi, Kurt-Lee Arendse, Canan Moodie…), sufrió una serie de inoportunas lesiones, y los técnicos quisieron enfocar su carrera internacional hacia el rugby a siete, que está muy bien, pero no es lo mismo. Así que con 20 años hizo las maletas a Europa, siguiendo los pasos de su hermano Akker, que destacó en los Sale Sharks.

Lee también

Hay ‘wings’ que son como gacelas o como artistas, pero Van der Merwe es por su envergadura un bulldozer

Ancló primero en Montpellier, donde su compatriota Jake White (ganador del Mundial del 2019 sobre Inglaterra) llevaba el equipo, pero no se integró y jugó solo de manera esporádica. El salvavidas le llegó de Edimburgo, con una oferta del equipo de la capital escocesa que participa en la Pro 14, liga de equipos irlandeses, galeses, escoceses, italianos y sudafricanos, que rivaliza con la francesa y la inglesa.

Llegó en el 2017, y el mismo día que cumplía los tres años de residencia en Escocia recibió una llamada del seleccionador George Townsend preguntándole si quería ser internacional por el país. Debutó contra Georgia anotando un ensayo y ya no ha vuelto a mirar atrás. Disputó el Mundial de Francia con su escuadra de adopción y ha sido clave en la racha de cuatro victorias de los escoceses contra Inglaterra en el Seis Naciones, algo que no ocurría desde los setenta. El año pasado anotó dos ensayos en Twickenham (uno de ellos, considerado el mejor del torneo, después de arrancar en el propio campo y recorrer 55 metros sorteando rivales), y el sábado hizo un hat trick en Murrayfield. Con el apertura Finn Russell ha establecido una conexión muy especial.

Lee también

Hay wings (alas) que son artistas, otros que son gacelas y otros que son bulldozer, y Van der Merwe es de estos últimos. De considerable envergadura (1,93 m de altura y 106 kilos), es por lo general más grande y más fuerte que quienes intentan cerrarle el paso en sus cabalgadas. A veces, ni siquiera dos pueden hacerle el placaje. Fue seleccionado para la gira de los British and Irish Lions por Sudáfrica en el 2021, un momento especialmente emotivo para él, y en cierto modo agridulce. En su país de nacimiento se mira mal a los jugadores de rugby que marchan al extranjero para hacer dinero o ser internacionales, y fue objeto de duras críticas en las redes sociales y de un continuo bombardeo de balones al aire en los partidos para ponerlo a prueba (su objetivo es correr con la pelota por lo menos diez veces). La contrapartida fue la emoción de ver a su padre y a toda su familia con la bandera escocesa pintada en la cara, como hace la parroquia de Murrayfield.

Su carrera es paralela a la de Handrè Pollard, un año mayor y con quien jugó en aquella selección sub-20 de los Springboks. Pero mientras su excompañero ha sido profeta en su tierra (casi 70 veces internacional absoluto y dos veces cam­peón del mundo), Van der Merwe ha tenido que hacer un circuito mucho más farragoso, lleno de curvas, pasar frío, aguantar la lluvia y ponerse la falda escocesa.

Van der Merwe

Varios sudafricanos juegan con las selecciones de otros países

Si Duhan van der Merwe quiere hablar afrikáans (su lengua materna) en los partidos o entrenamientos, no le faltan opciones dentro de la selección. Puede hacerlo con sus compatriotas Pierre Schoeman (otra estrella del equipo), Willem Nel, Kyle Steyn o Allan Dell. En la escuadra figuran también un galés, un francés, un canadiense, dos australianos, un neozelandés, un norteamericano y numerosos ingleses, por tener ancestros escoceses o residir en el país. El también sudafricano CJ Stander fue una pieza clave de Irlanda, donde ahora juega Rob Herring. Italia, Inglaterra y Gales también tienen jugadores de ese país.

Declaración de Descargo de Responsabilidad: Un Autor Invitado escribió y editó este Artículo basado en su mejor conocimiento y comprensión. No respaldamos ni garantizamos estas opiniones y comentarios. No garantizamos el contenido de este artículo. Los lectores deben verificar y usar su juicio antes de confiar en el contenido. Además, las imágenes utilizadas en este Artículo son propiedad de sus Respectivos Dueños. Por favor, utilice nuestro cuadro de comentarios o el formulario de Contacto para informar sobre este contenido. Esta información no es responsable de pérdidas, lesiones o daños.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here